DIARIO DE TRIANA IV — Esas pequeñas cosas

Originally posted on Reflexiones al borde de los cuarenta: Como cada noche desde hacia tiempo, me despertaba de madrugada. Siempre era igual. Abría los ojos, tumbada en posición fetal, el frío no era externo, sino que emanaba de mi interior, me rodeaba, y el edredón no conseguía subir mi temperatura corporal hasta pasadas varias horas.…

a través de DIARIO DE TRIANA IV — Esas pequeñas cosas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s